El negocio de las aplicaciones móviles ha cumplido una década de reinado imparable desde que la primera App irrumpiera en el mercado tecnológico. Esa expansión irrefrenable, que las ha llevado a erigirse como el fenómeno más exitoso dentro del proceso de transformación digital que vivimos,  continúa y va a continuar por las enormes posibilidades que ofrecen y por su gran potencial. De eso no existen apenas dudas.

Numerosas acciones de nuestra vida cotidiana (buscar piso, reservar un viaje, pedir un taxi, realizar gestiones bancarias, solicitar una cita médica…) las realizamos desde una App, y está claro que constituyen ya una herramienta imprescindible también para cualquier negocio. Según el último estudio de Statista, en 2018 se descargaron 205 mil millones de aplicaciones en todo el mundo y, para este año, se prevé un crecimiento de un 125%.  

Con este panorama, la pregunta que nos hacemos cuando comienza un nuevo año en todos los ámbitos es cuáles van a ser las tendencias, en este caso, en el desarrollo de Apps. Dichas preferencias apuntan hacia las siguientes áreas en las que se mezclan desarrollo innovador, diseño y experiencia de usuario, llevándonos a una clara conclusión: el mundo de las aplicaciones móviles prosigue su irrefrenable dominio y ascenso.

    1.   Seguridad. Existe prácticamente unanimidad en que se trata de uno de los grandes desafíos para los desarrolladores de aplicaciones. Cada vez son más los dispositivos y los datos que manejamos y los usuarios están muy concienciados acerca de la necesidad de proteger su privacidad frente al posible robo de esos datos y de protegerse contra el fraude. Aquí es donde la tecnología de la Inteligencia Artificial ha irrumpido con fuerza, de modo que el reconocimiento facial es la tecnología biométrica más popular en el campo de la seguridad y la identificación de personas. Ya estamos viendo, de forma masiva, cómo los nuevos smartphones  la usan para desbloquear la pantalla, junto a otras fórmulas como las huellas dactilares y el reconocimiento por voz.

    2.    Geolocalización. Se puede definir como la tecnología capaz de identificar de forma geográfica el origen y la posición de una persona y objeto, y sus ventajas son innumerables por las posibilidades de personalizar las experiencias de los usuarios. Hacer seguimiento en tiempo real de servicios que utilizamos, como el recorrido del taxi que hemos pedido (desde que sale y nos recoge hasta el punto de destino), rastrear un pedido desde su solicitud hasta la entrega,  localizar la ruta para llegar a un restaurante nuevo, poder localizar un dispositivo móvil robado, controlar la ubicación de personas con problemas mentales o que han sufrido un accidente, son sólo algunos ejemplos de tales ventajas. Y aún  podemos añadir más. Numerosas empresas, sobre todo los negocios locales, están recurriendo al geomarketing como un aliado muy relevante para interaccionar con sus clientes o potenciales clientes y aumentar sus ventas. Esta estrategia les permite saber si están cerca del punto de venta y  llegar a ellos cuando más posibilidades existen de que puedan efectuar una compra a través de  notificaciones push, publicidad segmentada a un área geográfica, promociones y ofertas.

    3.    Chatbots. Como explicamos en otro de los artículos de nuestro blog, estos robots conversacionales de Inteligencia Artificial que se comunican con los usuarios imitando a un asistente humano, siempre disponibles, sin horarios ni vacaciones, se están convirtiendo en el mejor aliado de empresas de todos los sectores (banca, turismo, salud, alimentación, e-commerce….) para mejorar sus servicios de gestión y atención al cliente.  Planteados como un canal de comunicación siempre abierto, que ofrece soluciones rápidas a los usuarios, se están consolidando como uno de los instrumentos preeminentes dentro del ámbito del marketing digital por su capacidad para mejorar la percepción de una marca y generar confianza y credibilidad entre sus clientes, con  respuestas  cada vez más reales y eficaces.

     

     4.    Realidad virtual (RV) y Realidad Aumentada. Ambas tienen un exitoso recorrido ligado al mundo de los videojuegos (en concreto, “Pokémon Go” supuso en 2016 el pistoletazo del meteórico triunfo y expansión de aplicaciones de Realidad Aumentada), pero ambas han ido teniendo cada vez más presencia e impacto en el mercado tecnológico y en el día a día de nuestras vidas, de modo que están invadiendo numerosos sectores: por supuesto, siguen imparables en la industria del juego y el entretenimiento (moviendo cifras astronómicas), pero también en la arquitectura, enseñanza,  decoración,  logística, inmobiliaria, medicina, cirugía, turismo, simulación de conducción de un coche, un avión, y un largo etcétera más. Si la RV ofrece la posibilidad de sumergirse en mundos totalmente inexistentes que simulan una experiencia sensorial interactiva (a través de unas gafas y auriculares especiales), la RA, por su parte, hace que  el usuario visualice un entorno físico tangible ya existente, combinándolo con elementos virtuales, creando una realidad aumentada en tiempo real.

    5. Avance de las PWA y de las aplicaciones basadas en la nube. Descargar cada día más y más aplicaciones en nuestros móviles llega a generar un  
problema de espacio que nos obliga a eliminar algunas de ellas continuamente y, además, restan memoria y ralentizan la velocidad del dispositivo. Estas son algunas de las razones que explican el despegue y el prometedor futuro que tienen por delante las Aplicaciones Web Progresivas (Progressive Web Apps, PWA) y las aplicaciones diseñadas y basadas en la nube, fundamentalmente porque no requieren instalación ni descargar actualizaciones. Según CISCO, líder mundial en redes y TI, las previsiones indican que en este 2019 el 90% de los datos móviles los proporcionarán las Apps en la nube, aumentando el tráfico procedente desde este medio en un 110%.

  

    6. Mejora cuantitativa y cualitativa de la experiencia de usuario. La creciente relevancia que están cobrando los hábitos y comportamientos de la llamada “Generación Z” (los auténticos nativos digitales), de los que se habla como los reyes del futuro tecnológico por su progresiva influencia, están teniendo cada vez más reflejo en el ámbito de las aplicaciones móviles.  Su inclinación por aplicaciones muy “sociales”, con un  diseño simple, intuitivo, atractivo y visual, con mensajes cortos, fáciles de comprender y capaces de captar su atención, así como el uso compulsivo  de emoticonos, imágenes, gifs  y símbolos (fórmulas esenciales a través de las que se comunican), van a seguir revolucionando la forma en la que nos relacionamos. En este sentido, están cobrando ya mucha fuerza los animojis, la nueva generación de emojis basados en avatares personalizados, que se parecen a nosotros mismos y que enviar hasta mensajes de voz. También está ganando terreno en la estética de las Apps el interfaz de usuario cada vez más sencillo y minimalista, con botones simples y creativos, así como la utilización de animaciones  y colores que propician una experiencia más satisfactoria y fluida para el usuario y su mayor retención.

    7.   Experiencia de pantalla completa. Las previsiones indican que a lo largo de este año se intensificará la importancia de la novedosa visibilidad de contenidos en  pantalla completa con el objetivo de seguir mejorando la experiencia del usuario, haciéndola más intensa, y evitar los cortes que pueden dificultar el uso de la aplicación. Eso facilitará también que siga aumentando el predominio del contenido audiovisual de calidad, impulsado, en buena medida por  el aumento de las aplicaciones de vídeo social y por la importancia del vídeo breve en aplicaciones de redes sociales como Instagram y Snapchat.

    8.   Aplicaciones de voz. Los asistentes virtuales llevan un tiempo entre nosotros. Sin embargo, en los dos últimos años han experimentado un gran avance  propiciado por las posibilidades que ha traído consigo la aplicación de la Inteligencia Artificial (haciéndolos más cercanos a la capacidad de pensamiento de las personas),  la proliferación de los dispositivos móviles y la expansión de tales dispositivos conectados en el hogar. Estos factores indican que 2019 va a ser el año del reconocimiento por voz  (Alexa, Google Home, Siri…..) y que muchas Apps se adaptarán a esta tendencia, permitiendo su activación por voz.

    9.    Internet de las Cosas (IoT, Internet of Things). Se habla de que este concepto, referido a una interconexión digital de objetos cotidianos con Internet, como el que cause mayor revolución en el mercado de las aplicaciones durante este 2019. Una transformación en las relaciones entre los objetos y las personas, incluso entre los objetos directamente, que se conectaran entre ellos y con la Red y ofrecerán datos en tiempo real. Es decir, cada vez estamos más cerca de la digitalización del mundo físico en virtud de la cual miles de millones de dispositivos se conectarán a Internet con el fin de proporcionar a los ciudadanos una serie de servicios y aplicaciones inteligentes sin precedentes.

Parece, por tanto, que el 2019 nos plantea un horizonte que no defraudará y que seguirá expandiendo el imperio de las aplicaciones móviles al tiempo que nos siga proporcionando posibilidades y experiencias apasionantes.