Encontrar buenos programadores online para hacer uso del outsourcing no es más una tarea difícil, como pudo haberlo sido hace algunos años, cuando parecía que los magos del código y los mejores programadores estaban completamente acaparados por las empresas más poderosas.

Taking notes at a coffee table
Photo by Tran Mau Tri Tam / Unsplash

Hoy en día, son muchas las personas que se interesan en aprender las habilidades necesarias para trabajar como desarrolladores, ya sea creando sistemas, webs, apps o tiendas online, y una gran cantidad optan por trabajar como freelancers con los cuales podemos contar.

Por lo tanto, no es difícil conseguir excelentes programadores que cumplan con las expectativas y las habilidades esperadas para desarrollar un proyecto de software con éxito. Y, sin embargo, muchos de estos proyectos fracasan.

Después del resultado más negativo, que usualmente será el fracaso de un proyecto, si fue el caso que se contrató a un(a) programador(a) solo/a, lo más probable es que se le atribuya toda o una gran parte de la culpa.

¿Por qué contratar a un(a) desarrollador(a) es una opción tan común?

La economía y el presupuesto casi siempre son factores claves que influirán en la toma de casi cualquier decisión en una empresa que sea con fines de lucro. Esto es lógico y no es algo malo, pues buscar la mejor oferta también forma de las estrategias de la organización.

En este sentido, contratar a una persona con las habilidades suficientes o necesarias para hacer realidad un proyecto será una alternativa más económica, que será posible gracias a la disponibilidad de programadores online y las diferencias en precios de acuerdo al país.

Pero, ¿Es esta una buena opción? Puede serlo, dependiendo de lo que se espere del proyecto, pero definitivamente puede traer consigo algunos problemas y consecuencias, que dependerán de muchos factores, desde la persona que se contrató, hasta otros que tienen que ver con las especificaciones del proyecto.

Cuando se trata de contratar programadores, se puede estar expuesto a la situación en la que la persona ofrezca ciertas habilidades o experiencia con la cual no cuenta. Pero esto no es demasiado común, pues los sitios especializados en contratar profesionales resaltarán las buenas opciones.

Por el contrario, hay un factor que muchas veces pasa desapercibido, ya sea por cuestiones de imagen, orgullo, o simplemente por la falta de conocimiento y entendimiento en cuanto a qué involucra el desarrollo de software.

Existen tantas maravillas en el mundo del software, que pensar en poner limitaciones, cuando no parece que haya algo imposible para la mente de un(a) programador(a), se sentiría como una receta para el fracaso. Pero, como en todo, las limitaciones son una necesidad en el software.

Desventajas de contratar a un(a) desarrolladora(a) por cuenta propia

  • Dificultad para elegir al mejor candidato

La cantidad de talentos disponibles online para el outsourcing de desarrollo de software es muy grande, por lo cual, conseguir la opción ideal, que ofrezca el mejor precio en comparación a su conocimiento y habilidades, es totalmente posible.

Sin embargo, no por ello es fácil, y la dificultad aumenta cuando las opciones son muchas, y tu empresa no cuenta con los conocimientos y la asesoría profesional en el área de la informática para tomar la mejor decisión. Por suerte, esto puede resolverse con la ayuda de la consultoría.

  • Enfoque en el código y las tecnologías usadas

Esta no es una desventaja por sí sola, pues es más probable que se reciba un software con buena arquitectura, robusto y que pueda ser escalado y manejado por otros programadores por su código limpio.

El problema es que no todos los programadores tienen suficientes nociones sobre el diseño, ya sea visual o de experiencia. Por supuesto, hay muchas excepciones de profesionales que hacen ambas cosas, con un coste mayor, pero tener personas especializadas en cada área podría ser más favorable.

  • Expectativas demasiado altas

Con todos los ejemplos de excelencia en software por parte de algunas de las empresas más importantes en el mundo, resulta difícil aceptar ponerse límites al momento de contratar a alguien que desarrolle un proyecto de software.

Pero, es importante recordar que todo tiene inicios humildes, con una o pocas personas programando, que con el tiempo escala, se contratan más personas, y el proyecto crece. Simplemente parece que todo ocurrió de la noche a la mañana, pero en la mayoría de los casos esto tardó varios años.

  • Falta de asesoramiento

Probablemente el problema número uno de utilizar outsourcing, especialmente cuando se contrata a una persona para programar un sistema por cuenta propia, es la falta de asesoramiento por parte de profesionales o de una consultoría de software.

La comunicación y la planificación son importantes, inclusos y las áreas más técnicas, como la programación. Por lo cual, saber explicar y tener una visión clara y realista de lo que se quiere, y lo que es posible, hará una gran diferencia.

Contrata una empresa que te brinde seguridad

Estar tranquilos, y saber que estamos dejando nuestro proyecto en manos de una persona profesional, con las habilidades necesarias para terminarlo en un tiempo realista, pero conveniente, es algo importante.

Pero también es cierto que no siempre es posible para una sola persona poder hacerlo todo bien, sin errores, o simplemente, tan bien como lo esperamos o lo queremos. Por ello, considerar contratar una empresa de desarrollo externa puede ser una buena idea.

Una empresa de desarrollo de software que trabaje con clientes, desarrollando de forma externa a la empresa que la contrata, usualmente contará con un equipo con múltiples talentos, y que pueda asegurarte que todo, desde el diseño hasta la seguridad, serán manejados por ellos.

Como en todo, existen factores que determinarán si contratar este tipo de empresa será la opción más viable. Cosas como el presupuesto, o el tamaño del proyecto; pueden hacer que esta opción parezca demasiado, aunque no siempre sea cierto.

Si se cuenta con la posibilidad, entonces una empresa outsourcing para el desarrollo de software será una gran solución, que te brindará seguridad, y la tranquilidad de contar con profesionales de la IT (Tecnología de la Información), y un equipo que lo haga todo.

Pero, no todo está perdido si esta no una opción posible, o aún consideras que el trabajo puede ser realizado por un(a) programador(a). En este caso, asegúrate de buscar asesoría con un servicio de consultoría informática, que te guíe y te ayude a conseguir al candidato ideal.

La importancia de asesorarte con consultores profesionales

La consultoría cobra más y más importancia con el paso del tiempo, y los buenos resultados que han experimentado algunas empresas al haber recibido asesoría de consultores profesionales, quienes utilizan su experiencia y conocimiento para ayudar a tomar decisiones.

Aunque parezca claro que la consultoría en un gran valor agregado, queda la pregunta de ¿Por qué necesito de un(a) consultor(a) en mi caso? Es una pregunta muy válida y que vale la pena hacerse, y la respuesta será para disminuir las posibilidades de fallar.

Especialmente cuando la opción a tomar será contratar a una sola persona para el desarrollo de una plataforma online, aplicación o e-commerce, recibir la asesoría profesional de una consultoría puede ahorrar problemas con la persona contratada.

Crear una guía ERS

La principal razón para que un proyecto de software falle en una empresa, suele ser las expectativas que se tuvieron con dicho proyecto, junto con una falta de comunicación y dificultades para describir y diseñar exactamente lo que se quiere, y tan importante, lo que posible.

El buen desarrollo y programación de software no solo requiere de excelentes habilidades en el código y la lógica de programación, sino que también involucrará la capacidad de entender claramente lo que se quiere, las principales funciones de un sistema, y ser capaces de poner limitaciones.

Para ello, existe un método conocido como ERS (Especificación de requisitos de software) o Software requirements specification (SRS) en inglés. Este se trata de una descripción de un sistema de software que será desarrollado.

En esta guía o descripción, se especifican requerimientos, o criterios que el software a ser desarrollado debería tener. Estos criterios se especifican en dos: Requisitos funcionales y requisitos no funcionales.

Los requisitos funcionales especifican lo que un sistema debería hacer, mientras que los no-funcionales especifican lo que el sistema debe ser, o cómo debe ser. Estos dos elementos permiten a la persona o el equipo encargadas de la implementación de tener ideas claras y limitaciones al momento de trabajar.

Estas guías pueden ser entendidas por personas fuera del mundo del desarrollo de software, pero también pueden contener terminología propia de esta área. Además, resulta más fácil realizar una ERS cuando se cuenta con un conocimiento, que no necesariamente sea profundo, de los procesos y tecnologías involucradas en la programación.

Por ello, muchas empresas y gerentes optan por recibir el asesoramiento y aprovechar los conocimientos de profesionales de la consultoría de software y la informática, quienes ayuden a describir claramente lo que se necesita, lo que el programa debería hacer, y cómo debería ser.

Flatlay
Photo by Sarah Dorweiler / Unsplash

Además, la consultoría de desarrollo de software puede encargarse de escribir una guía ERS que satisfaga las necesidades de los clientes, los usuarios, y dejar una guía clara y fácil de seguir, que aliviará los problemas de comunicación y hará más fácil por el/la programador(a) satisfacer las necesidades del proyecto.