Cuando se inventó internet, su inventor no se imaginó el monstruo que había creado. En internet podrás encontrar cualquier información que busques, comprar cualquier producto, visitar los sitios más increíbles que te imagines, comunicarte con familiares, amigos y conocidos, hasta estudiar a distancia.

En esta era de la Tecnología, los negocios online están creciendo cada día más. Estos negocios te ofrecen desde productos físicos, igual que en una tienda física, hasta productos no tangibles como un curso, un software, etc. Tienen una gran ventaja, que no necesitas trasladarte a ningún lugar, podrás recibir tus productos directamente en tu casa o trabajo, y si es un producto intangible, lo recibirás directamente en tu correo electrónico o en algunos casos, sólo tenéis que descargarlo de una página web. También encontrarás negocios que te ofrecen servicios, tales como almacenaje en la nube, un término que está muy de moda y que es una gran solución de espacio para tus datos.

Sin embargo, existen páginas web que son estafas, no son seguras con los pagos y pueden incluso robar tus datos personales y bancarios. Se debe tener mucho cuidado con estas páginas, en primer lugar, debes visitar sólo páginas web que son reconocidas o que tienen un certificado de seguridad, en especial si es un negocio donde vais a comprar algún producto o servicio. Hay empresas fantasmas que ofrecen un servicio, y después de realizado el pago, no sabemos más de ellas o simplemente nos envían mensajes que tienen problemas y que nos devolverán el dinero, pero eso nunca ocurre y así somos estafados.

Outsourcing

No sólo tenemos los negocios online, también tenemos las empresas que se encargan de realizar trabajos especializados. Estos negocios u outsourcing son preferidos por muchas empresas, que deciden solicitar los servicios de otra compañía y así bajar los costes de contratación de personal. Cuando contratas una de estas agencias, se supone que tienen personal especializado en la actividad para la que fueron contratados. Debes tener cuidado con las agencias no especializadas, ya que esto te generará gastos extras para solucionar tu problema. Una empresa, por ejemplo, puede contratar un outsourcing para llevarle la contabilidad, puede trabajar en sitio o remotamente, visitando al cliente cada cierto tiempo. A través de una página web se tiene acceso al sistema principal de contabilidad, muy conveniente para casos de contingencias. En este pueden tener acceso tanto el contador como el mismo dueño de la empresa. Para evitar estafas con este tipo de negocios, deben firmarse contratos de servicios y de confidencialidad, acuerdos de nivel de servicios (SLA), etc., una empresa seria firmará estos acuerdos. Así existen muchos tipos de outsourcing, los de tecnología son muy buscados, ya que solucionan muchas cosas.

Página web o apps

A través de una página web podrás ofrecer tus servicios, o vender tus productos. Y, con la tecnología actual, ahora podrás revisar esas mismas páginas web desde tu teléfono móvil, un gran avance y una gran solución para todos. Antes era un problema porque no se podía visualizar bien la página, pero se ha logrado solucionar que estas páginas se adapten al tamaño de la pantalla de vuestro móvil.

Por ejemplo, en una tienda en línea, revisa el catálogo de los productos que ofrece, lee las características del mismo, escoge el que más te gusta o que cumple con tus necesidades, realiza el pago. Los negocios en línea realizan todas sus transacciones también en línea, se reciben pagos, se crea la factura electrónica o el recibo de la compra, etc.

Muchos negocios contratan un outsourcing que les cree una app para su sistema de ventas. Pero ¿qué son las apps?, Una app es una aplicación o programa, con ciertas características, hecha exclusivamente para smartphones o tablets. De esta manera, se tiene la página web y algunas tiendas en línea cuentan también con su app, un ejemplo de ello es Amazon.

Una agencia especializada o un outsourcing, puede ayudarte con ciertas tareas a un coste asequible, siendo más barata la mano de obra y ahorrando en la contratación directa de personal. Estos mismos outsourcing pueden crear tu página web para tu tienda en línea, y puedes pedirle la app de tu tienda, de esta manera lograrás llegar a más personas que son posibles clientes. También podrás contratar un outsourcing que realice las entregas de tu tienda. Un tercero tiene muchas ventajas, entre ellas que utiliza sus propios equipos o transportes. También hay desventajas, que a la hora de que algo salga mal, la cara al cliente eres tú y es quién tiene que resolver el problema causado al mismo.