A menudo escuchamos los términos ERP’s y CRM’s, pero ¿qué son en realidad estas siglas?.Los ERP’s son Sistemas de Planificación de Recursos Empresariales, mientras que los CRM’s son Softwares para la Gestión de las Relaciones con el Cliente. Al tener estos términos claros podemos enfocarnos en la gestión empresarial, que, si se hace adecuadamente, puede lograr el éxito en una compañía. Estos sistemas pueden ayudar a gestionar la empresa y a su vez obtener ventajas en la misma, como: reducción de costes en los productos y procesos, mejora de la imagen externa de la empresa, incluso orientar para lograr la satisfacción del cliente. Una ayuda así es muy importante dentro de una compañía.

Al escoger cuál es el mejor sistema para la optimización de la empresa, encontramos que una combinación de ambos puede llegar a obtener el éxito de la compañía. Con el CRM te enfocas en la captación de nuevos clientes o la mejora para mantener los clientes existentes, el incremento de ingresos a través de las relaciones con el cliente, mientras que con el ERP se reducen costes en inventarios, productos, procesos, facturación, logística. Lo primordial en una empresa es la reducción de costes y el incremento de los ingresos.      

ERP’s o CRM’s propios o en Outsourcing con movilidad en una app

Con un buen sistema de ERP puedes controlar realmente los recursos de la empresa, si no se hace un buen uso de estos recursos a la empresa puede generarle costes muy altos que pondrían a la misma en una situación bastante delicada. Si haces una buena administración en la logística de la empresa y las operaciones de la misma, estas te pueden prever posibles problemas antes de que ocurran, lo que se verá plasmado en un ahorro en los costes de producción. Puedes controlar el inventario y los procesos que se cumplen durante la producción, nunca te faltarán materiales y, por tanto, no se detendrá la producción de la empresa, convirtiendo eso en ganancias para la compañía.  

Un sistema de CRM ayudará al staff ejecutivo y administrativo, como ventas, marketing, contabilidad, etc. a mantener la excelente imagen que se tenga de la compañía o en su defecto a mejorarla. Sabes que la imagen de una empresa es muy importante, ya que las opiniones de los demás influirán de una manera positiva o negativa sobre la misma. Esto atraerá más clientes, nuevas fuentes de ingreso, una mayor facturación y por consiguiente, el incremento de los ingresos de la empresa. Tener control sobre los clientes y sus necesidades es un punto muy importante, así se puede tratar al cliente con una mejor atención, darle un mejor servicio que cubra sus necesidades y la satisfacción del cliente es la mejor campaña de marketing que puedas hacer.

Ahora bien, si quieres mantener estos controles vigilados muy de cerca, puedes contratar un outsourcing que desarrolle estos sistemas a la medida de tu empresa y tus necesidades, que sea personalizada con las características más funcionales para el negocio. Y luego llevar el control desde la propia empresa con tu personal. Sin embargo, se presenta también la opción de contratar un Outsourcing con personal especializado y que regente estos sistemas para ti. Ambas opciones son factibles, pero algo que debes solicitar sea cual sea la opción que escojas, es que desarrollen una app a medida para el software de gestión, de esta manera podrás mantenerte informado de todos los procesos y tendrás este sistema a la mano en todo momento, ya que podrás revisarlo desde cualquier parte donde te encuentres en tu teléfono móvil o en tu tablet. Podrás tomar decisiones importantes, aunque te encuentres de viaje, la movilidad de estos sistemas te mantendrán dentro de ella, sin que estés físicamente en la empresa. Las ventajas que ofrece la tecnología hoy en día debes sacarles el máximo provecho posible. El hecho de que puedas tener un sistema que controle tu producción, logística, etc. y uno que controle la imagen y todo lo relacionado a tus clientes es una gran ventaja frente a tus competidores, pero que además estos sistemas te brinden movilidad, es conseguir el éxito total. Nuestros teléfonos móviles y nuestras tablets nos permiten estar conectados con la empresa y a la vez nos dan libertad de poder atender otras actividades propias de la misma. Incluso si vas a una reunión con tus clientes, puedes mostrarles el progreso de su pedido en tiempo real.